Beauty For Work & After Work

Teléfono y WhatsApp: (+34) 666 222 416

Protocolo y buen vino para los amantes en San Valentín

Amar es un arte y también lo es escoger adecuadamente el vino que elevará hasta lo más sublime los sabores y aromas de los platos de una romántica velada. Con motivo de San Valentín a través de este post queremos ayudar a esos profundamente enamorados a sorprender a sus amados con unos tips sobre etiqueta y protocolo para dar con el perfecto maridaje entre platos y vinos.

Buen vino

No existe una regla estricta ni exacta para asignar un vino para cada comida, por ello os será útil tener en cuenta esta serie de pautas. Seguid nuestros consejos y acertaréis de pleno, cuan afinada puntería de Cupido a la hora de asestar sus flechas a inopinados y afortunados amantes. (Nos ha encantado reparar en la palabra “amante” y su significado con la viral campaña “Amantes” de Dos cincuenta y nueve Films. Os dejamos el vídeo al final del post). Ahí van nuestras recomendaciones para San Valentín:

  • Siempre en función del tipo de plato. Primero escoged el menú que vais a preparar o degustar y después los caldos. El vino idóneo será aquel que armonice con el tipo de comida que se vaya a tomar en cada ocasión. Este maridaje dependerá del tipo de ingredientes y de la cocción del alimento.
  • La clave del vino, en su temperatura. No hay nada peor que probar un vino blanco y que esté caliente. Mantener el vino a una temperatura adecuada es fundamental para el éxito de la cita. Esta debe oscilar entre los 8-14 grados.
  • La regla de oro. La regla general del vino es tinto para los platos de carne roja y vino blanco si se trata de pescados. Si bien, para los más osados hay un inabarcable abanico de posibilidades.
  • Platos fuertes versus ligeros. Otra pauta infalible con la que acertar es si optáis por platos fuertes como un entrecot o un chuletón, acompañarlos de un vino tinto crianza o reserva. En contraste, cualquier vino tinto de mesa, joven o ligero, como un Lambrusco, se adecuará a la perfección a platos con alimentos ligeros.
  • Pescados. Para los pescados, el sushi, el salmón o los rollitos de salmón, lo mejor es un vino blanco, como, por ejemplo, un Sauvignon Blanc o un Pinot Noir.
  • Quesos fuertes. Sin duda, es el vino tinto el mejor caldo para los más atrevidos que se decanten por dar protagonismo a los sabores fuertes del queso en la comida.
  • Variedad para el pollo. La carne del pollo tiene un sabor neutro por lo que el maridaje contempla una variedad bastante amplia de vinos diferentes.
  • Mariscos y huevos. Si la velada incluye marisco, aconsejamos un vino blanco seco. Lo mismo en el caso de platos con huevos como ingredientes estrella.
  • Sopas y consomés. No fallaréis con un vino blanco ligero para las sopas y consomé, y un vino blanco con buqué si se trata de una sopa de pescado.
  • Pastas y sus salsas. Debido a su versatilidad y al tener un sabor neutro, pueden ir acompañados perfectamente con un vino rosado, blanco o tinto. Todo dependerá de la salsa elegida. Cuando la pasta vaya acompañada de verduras, aceite, orégano y mozzarella, escoged el rosado. Para una salsa boloñesa, lo mejor es un vino tinto joven o un crianza. Dejad el vino blanco para los platos de pasta acompañados con salsas de pescado,de mariscos o salsas blancas cremosas. Para estos últimos casos, recomendamos un Vernaccia o un Chardonnay.
  • Si no lo tenéis claro. No obstante, tened en cuenta que cuando no se está seguro de qué vino escoger, es mejor optar por un rosado o por un cava. Entre los cavas y vinos espumosos, destacamos el Vilarnau Brut Reserva, el español Freixenet o el elegido mejor cava del mundo, el Gramona Enoteca 2000 Brut Nature.
  • Al más puro estilo somellier. A la hora de servir el vino, recordad que la botella no se sujeta por el cuello, sino que se agarra por el centro de su parte más ancha. Tampoco se apoya la botella sobre el filo de la copa; todo lo contrario, se sujeta la botella a la altura de la etiqueta y se sirve dejando un cierta distancia del borde de la copa.
  • Sobre las copas. De todos es sabido que la copa se coge por la columnilla que une el pie a la parte cóncava, con los dedos índice y corazón por el lado del frente, y el pulgar por el lado interior, y recogiendo los dos últimos dedos sin que lleguen a tocar la palma de la mano.
  • ¡Brindis final! Por último, recordad que las normas de protocolo establecen que no se deben chocar las copas, tan solo hay que acercarlas y mirar a la persona a los ojos.

San Valentín

¡Lo prometido es deuda! Compartimos con vosotros el vídeo de la campaña “Amantes”, abierta a toda interpretación. En MABRIELLE nos quedamos con la esencia del mensaje: “Amantes son los que aman”. ¡Feliz San Valentín y a querese todos los días del año! ¡Viva el amor!

Valoración: 
Promedio: 5 (3 votos)

Contenido Relacionado