Beauty For Work & After Work

Teléfono y WhatsApp: (+34) 666 222 416

5 tips: por qué las celebs están cada vez más bellas a partir de los 40

¡Seguro que os lo habéis preguntado una y otra vez! Son innumerables los ejemplos de mujeres y hombres famosos que mejoran con el tiempo y lucen radiantes, transmitiendo su mejor imagen. Julian Moore, George Clooney, Dereck Sheperd, Juliana Magulies, Kate Beckinsale,  Penélope Cruz, Paula Echevarría (ésta última no tiene 40 aún) … Podríamos estar nombrando a un sinfín de personalidades públicas  o estrellas del cine o de la moda que parecen haber firmado un trato con el diablo y haberse hecho con el secreto de la eterna juventud. ¿O será que han encontrado la felicidad más plena?

Por si cabe alguna duda, en este post no nos estamos refiriendo a esas celebridades que pasan a menudo por quirófano y echan mano de la cirugía plástica o de tratamientos de estética para burlar los signos mal llevados de la edad. Muy respetable, pero no (en tal caso el listado de nombres sería aún más largo…). Tampoco estamos hablando de las imágenes que resultan de retoques fotográficos en revistas. No. Estamos reparando en personas que de manera natural -sin artificios y sin hacer “trampas”- se conservan fabulosamente y logran mejorar su aspecto según pasa el tiempo por sus vidas. Personas que, por lo general, ya rondan los 40 años de edad o más.

Si os paráis a pensar, conocéis a gente de este tipo, sin tener que pertenecer al mundo del espectáculo. Vuestro padre, madre, abuelos o ese amigo al que cada vez que veis le proferís un “¡Pero qué bien se te ve!” , “¡Estás de fábula!” o “¡Tú como el buen vino, mejoras con los años!”. O quizás seáis uno de ellos (en tal caso esperamos vuestros comentarios en el post porque queremos aprender de vuestras experiencias).

Celebrity a partir de los 40 Dereck Sheperd

En MABRIELLE somos conscientes de que la genética cuenta y mucho, pero estamos convencidos de que tal “misterioso” fenómeno tiene que ver también con lo siguiente:

  1. AUTOCONOCIMIENTO Y ACEPTACIÓN. La máxima “la edad es un grado” va de la mano de conocer mejor nuestro mundo interior, saber qué es lo que nos hace realmente felices y sentirnos realizados, y en definitiva, conocer qué es lo que queremos y lo que no. La madurez consiste en ser honestos con uno mismo y desprenderse de imposiciones sociales, miedos y bloqueos que nos impiden vivir nuestra propia vida de manera plena y genuina: en armonía con nuestro ser y no con lo que dicta el entorno. ¡Es necesario tener un concepto adecuado sobre nosotros mismos y aceptarnos tal y como somos!
  2. AGALLAS Y VALORES. Al hilo con el punto anterior, se requieren grandes dotes de valentía para expresar al exterior la verdadera identidad de uno mismo y vivir acorde a la propia personalidad y principios de cada uno.  Es realmente liberador experimentar esa capacidad para ser libres de todo prejuicio o norma establecida y actuar de manera coherente con nuestros valores y con nuestra verdadera esencia. Los resultados tras conseguirlo no tienen precio: vivir al 100% en sintonía con lo que siente nuestro ser. ¡Os animamos a echarle valor!
  3. EMOCIONES PLENAS. La inteligencia emocional tiene gran peso a la hora de afrontar cada situación que nos depara el día a día. Hay situaciones difíciles, incluso dolorosas, que son inevitables pero lo que sí está en nuestras manos es no alargar la preocupación más de lo razonable, no autofustigarse ni lamentarse una y otra vez, y nunca darse por vencidos. Una actitud agradecida, positiva y resolutiva ante la vida, reeducar los pensamientos erróneos y tratarnos tan bien como merecemos serán grandes aliados para esa correcta gestión de las emociones y para no dañar nuestra autoestima. Recordad: ¡Somo lo que pensamos!
  4. CONFIANZA Y SEGURIDAD. El binomio confianza-seguridad tiene que ver con ese autodescubrimiento del que os hemos hablado. Los años, y con ellos las experiencias vividas, nos brindan una serie de habilidades que se traducen en una mayor confianza y seguridad en nosotros mismos. Es por ello que vemos lucir esas sonrisas que salen de lo más hondo de su ser a famosos cuarentones, y como hemos señalado anteriormente, a personas próximas a nosotros que nos contagian esa dicha que irradian en sus rostros. ¡No se hable más! ¡Os queremos ver pisando fuerte!
  5. VIDA SANA. Por último, y a pesar de que cae de cajón, no podemos dejar de lado este punto: “mens sana in corpore sano”. Tal y como apuntaban los clásicos, está demostrado que el cuidado del cuerpo favorece el buen funcionamiento de la mente. Llevar un estilo de vida saludable es requisito indispensable para mantenerse sano y conservar el mejor aspecto posible con el paso de los años. Hábitos como cuidar la alimentación, hacer deporte o salir a caminar, beber agua a diario para hidratar el organismo o dormir bien son necesarios si queremos tener una salud de hierro y ganarle el pulso a la vorágine de la vida contemporánea.  ¡Si nos mimamos mucho y bien contaremos con una actitud más vital!
Valoración: 
Promedio: 5 (2 votos)

Contenido Relacionado